Casa A Escola

fachadaescola
  • Capacidad: 12 personas
  • Habitaciones: 6 habitaciones
  • Baños: 3
  • Camas: 3 de matrimonio + 6 individuales
  • Referencia:

Casa rústica de alquiler completo en Costa da Morte. Situada en la pequeña aldea de San Martiño, cerca de la Villa de Fisterra en un entorno muy tranquilo, sin ruidos, y en plena naturaleza. Excelentes vistas panorámicas de la playa de Langosteira (2 Km de longitud) y de la entrada de la Rí­a de Corcubión. Más de 300 m², restaurada y estrenada en 2003.

Un autentico lujo para pasar sus vacaciones o puentes festivos en Galicia.Además de sus 6 habitaciones dobles y 3 baños, la vivienda rural tiene una cocina y salón independiente, parking, terraza, jardín, barbacoa exterior totalmente equipada. Impresionantes vistas al mar y a la famosa playa langosteira en Fisterra; y lo mas importante la tranquilidad de una zona privilegiada que combina mar, playa, y zona arbolada dentro de uno de los paisajes más increibles de Costa da Morte en Galicia…

Reservas de 2 noches mínimo 360€

 





Fisterra es el lugar del mundo que más historias puede contar. Desde el tráfico constante del comercio celta con el mediterráneo hasta grandes catástrofes marítimas; desde los horribles monstruos que moraban en el Mare Tenebrosum hasta las célticas expediciones en busca del paraíso; desde el fascinante culto al sol hasta las más violentas y temibles tempestades…

La Historia cuenta la fascinación que este lugar despertaba en todos aquellos que visitaban el Fin del Mundo. Los celtas nerios ya rendían culto al Astro Rey en un ara situada en el Monte Facho. Siglos más tarde, el general Décimo Junio Bruto “El Galaico”, primer romano en pisar esta tierra, se espantó al observar cómo el mar engullía al sol.

Desde el descubrimiento en la Edad Media de la tumba del Apóstol Santiago, la visita al Fin de la Tierra se convirtió en término de la peregrinación jacobea a Compostela, una vez cumplida la adoración del sepulcro del Santo Apóstol: Los peregrinos continuaban el camino hasta Fisterra para venerar la imagen del Santo Cristo, las reliquias de San Guillerme, y el Fin del Mundo tal como entonces era conocido.

Fisterra es una típica villa marinera de estrechas callejuelas que descienden hacia el mar. El centro económico y social de la población es el puerto, que acoge una importante flota pesquera y una lonja de gran actividad. Desde aquí, los frescos mariscos y pescados son llevados directamente a la cazuela de las típicas tabernas finisterranas, célebres por la degustación de la casera y sabrosa gastronomía gallega.

El Cabo de Finisterre es también uno de los más peligrosos puntos en el mundo para la navegación. El Petonciño y la Centola han destrozado en trágicos naufragios a naves de todo tamaño y nacionalidad que seguían un rumbo equivocado, o que nada podían hacer en la lucha contra los caprichos de un Atlántico embravecido.

Share Button